Welcome!

Welcome to our community forums, full of great people, ideas and excitement. Please register if you would like to take part.

This is extra text with a test link..

Register Now

Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

¿Somos madres e hijos de segunda?

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • ¿Somos madres e hijos de segunda?

    La Seguridad Social deniega sistemáticamente la prestación por maternidad a las familias que hemos tenido hijos por gestación subrogada.
    Técnica conocida también como vientre de alquiler, a pesar de que los padres estén cotizando.
    Una situación sobre la que varios tribunales superiores de justicia se han pronunciando.
    En Canarias y Madrid los magistrados han señalado, en sentencias emitidas en 2013 y 2014, que esta denegación vulnera el artículo 14 de la Constitución y discrimina al menor por el hecho de haber nacido a través de gestación por sustitución.
    No entiendo por qué me tratan como madre de segunda.
    Me levanto por las noches a cuidar a mis hijos, no se cuidan solos, son igualitos que el resto.
    Están discriminados, siento que mis hijos también son de segunda.
    Soy madre de mellizos de 18 meses que nacieron mediante gestación subrogada en Ucrania.
    En el trabajo me dieron el permiso que me correspondía por parto múltiple.
    Pero obviamente no me pagaron porque lo tenía que hacer la Seguridad Social.
    Así que además yo tuve que hacer frente a la cotización durante esos meses.
    He decidido llevar esta decisión ante los tribunales.
    Los tribunales superiores de justicia españoles se han pronunciado ya en 20 sentencias sobre este asunto.
    Y 17 de ellas reconocen el derecho de estas familias a la prestación por maternidad.
    La Administración justifica su postura señalando, por un lado, que la gestación subrogada no es legal en nuestro país ya que la Ley 14/2006 de técnicas de reproducción humana asistida "sanciona con la nulidad de pleno derecho" el contrato por el que se acuerda la gestación a cargo de una mujer que renuncia a la filiación de sus hijos en favor de un tercero.
    Por otro lado, el Real Decreto 295/2009 que regula la concesión de estos permisos no reconoce la prestación por maternidad en este tipo de gestación, pero sí que lo concede en casos de acogimiento o adopción.
    Los padres consiguen registrar a sus hijos en libros de familia en España ya que una Instrucción de la Dirección General de los Registros emitida en 2010 permite que estos menores sean inscritos en el registro al proceder de países en los que sí está permitida esta técnica.
    La FELGTB (Federación estatal de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales) es una de las asociaciones que suscribió la reclamación enviada a la Seguridad Social.
    Aunque esta Federación no se posiciona ni a favor ni en contra de la maternidad por sustitución, considera que una vez que han sido registrados deben tener los mismos derechos que el resto de niños.

  • #2
    Indudablemente estan siendo violadso derechos civiles.
    Principalmente de los niños, incluso croe que más que los de los padres.
    Es evidente que, lo mismo que palabras como esposa no van ya asociadas a la palabra esposo necesariamente.
    Los conceptos de beneficiarios de “maternidad” y “paternidad” no se refieren al concepto de padre y madre.
    Se han disociado ambos términos para, aplicando el ideario de la igualdad, plantear dos situaciones para el cuidado del hijo de diferente duración temporal.
    Pero no de diferente trato en función del sexo del progenitor.
    Y no se puede discriminar en base a este concepto.
    Todo esto es lógico, pues los progenitores no son los titulares del derecho.
    Lo es el menor. No podía ser de otra forma si tenemos en cuenta que el “interés superior del menor” ha de ser un principio informador de las leyes.
    Y que estas y los poderes que las dictan y administran han de velar en todo momento por los niños.
    De lo que en realidad se trata es de asegurar el cuidado del nuevo miembro de la unidad familiar.
    Sea cualesquiera que sea el sexo o el número de los integrantes de esta unidad.
    O el origen de la condición filial, sea natural, asistida o subrogada.
    El niño es el protagonista de la Ley y no el sexo del progenitor que se va a dedicar a su cuidado.
    Es el concepto del menor como titular del derecho y los progenitores como sujetos pasivos.
    El nacimiento del niño supone una serie de cambios en el núcleo familiar, que ha de articularse en torno a él.
    Él es el protagonista de esta nueva familia y en el confluyen los esfuerzos de todos para cuidarlo en sus primeras semanas de vida.
    Su llegada al mundo supone cambios en la vida familiar y en la vida laboral.
    Por tanto es aquí donde encuentra toda su razón de ser la Ley de Conciliación de la vida familiar y laboral y las modificaciones realizadas en el articulado de la Ley General de la Seguridad Social.
    No es a sus padres a los que se les deniega la prestación. Es al niño al que se le dice No.

    Comentario


    • #3
      La gestación subrogada es una técnica de reproducción asistida que nos ayuda a muchas mujeres a formar nuestras familias.
      Para mi fue como un regalo, una opción que no creía posible.
      Todavía me asombra la idea de que efectivamente hay mujeres con un corazón gigante dispuestas a ayudarnos libremente, porque lo quieren, porque les nace, porque son especiales y porque se sienten bien haciéndolo, pero las hay, y son maravillosas…
      Y creo que nunca voy a poder dejar de sentir esa admiración y ese agradecimiento infinito por lo que hacen por nosotras.
      Más allá de todas las leyes que nos pongan en contra.
      Cuando tenía 15 años me diagnosticaron una malformación uterina: mi útero estaba partido en dos y no tenía manera de conectarse con el exterior.

      En otras palabras, era una bomba de tiempo… ¿Soluciones? Tenía que decidir entre dos opciones:
      • Experimento de un grupo de médicos que me traería la “felicidad” de tener la menstruación cada mes, pero con una ínfima probabilidad de aguantar un embarazo
      • Extraer el útero, dejando intactos los ovarios que funcionaban perfectamente.

      Sin dudarlo demasiado, me decanté por la segunda opción, y así, tomando la primera gran decisión de mi vida, tuve que aprender a aceptar mi realidad: jamás podría vivir la experiencia de sentir crecer a mi hijo dentro de mi.

      Pasé por momentos duros, pero poco a poco, a medida que pasaba el tiempo, comenzaron a abrirse ventanas y, con optimismo, comencé a hacerme a la idea de que cuando quisiera formar una familia, sería más difícil de “lo normal”, pero no imposible. De hecho, en la consulta de mi psicóloga, hace 20 años, hablando de esas ventanas que se abrían, fue cuando me topé por primera vez con el tema de la gestación subrogada.

      Esta técnica reproductiva era una de las opciones, junto con la adopción, que podría tener en el futuro para poder formar una familia. Estamos hablando de Chile en el 95, lo más cercano a la gestación subrogada que se conocía era un culebrón brasileño, y claro, en ese momento esa idea me daba más miedo que esperanza.

      El saber que no podía quedarme embarazada desde tan joven, me hizo enfrentar las relaciones de pareja de otra manera. Todavía recuerdo esa ansiedad (¿miedo?) que sentía cuando comenzaba una relación y buscaba la manera y el momento de explicar “mi situación”. Once años después encontré a mi pareja y cuando nos encontramos “mi situación” comenzó a ser “nuestra situación” y todo se hizo mucho más llevadero.
      Cuando comenzamos a pensar en formar una familia, lo primero que vimos fue la gestación subrogada. Quince años después ya no era un tema de culebrón, sino una realidad.

      Ya habían salido a la luz algunas historias exitosas de gente en los medios, así que comenzamos a investigar. No mucho tiempo después, y con la ayuda de nuestras familias, nos lanzamos de cabeza a la aventura de buscar a nuestro hijo en Ucrania.
      En el 2011 no había tanta información como hay ahora, y fuimos bastante a ciegas. La experiencia fue dura, pero sobretodo muy feliz. ¡Cómo no serlo! Si ese sueño lejano de tener un hijo, se haría realidad gracias a la increíble generosidad de otra mujer que nos ayudaría a tenerlo.

      Hubo momentos en que el proceso se hizo lento y duro, mucho papeleo, mucha gente que interviene – abogados, médicos, agencias- pero cuando ELLA apareció y todo comenzó a coger forma, la ilusión y la esperanza hicieron que el tiempo pasara más rápido.

      Inolvidable fue nuestro primer viaje ese agosto para la estimulación y la extracción de mis óvulos.

      La conocimos en persona, pasamos juntos varios días, estuvimos los tres en la transferencia, nos transformamos en un equipo, los tres ilusionados con la idea de que saliera todo bien, ¡y así fue!… dos semanas después ¡estábamos embarazados!

      Vivir un embarazo a distancia fue duro, cada etapa era un logro, y así, mes tras mes, fuimos entablando una relación más que cercana con esa persona que cuidaba a nuestro hijo dentro de ella.

      Pasamos 8 meses cruzando los dedos para que todo saliera bien, con una ligera angustia al abrir cada email que recibíamos, hasta que, antes de tiempo, nos llegó el temido: “please, call… me han dejado ingresada, me inducirán el parto mañana!”.

      No recuerdo ni qué fue lo que metí en la maleta esa madrugada en la que apenas pude pegar ojo.
      Llegué corriendo al aeropuerto, cogí el primer avión rumbo a Ucrania, pasé 4 horas como arriba de una montaña rusa de emociones y fui la última en enterarme de que mi pequeño había llegado al mundo.

      Una vez llegué al hospital, estaba ELLA esperándome, nos dimos un abrazo de esos que lo dicen todo, y me guió en mi aprendizaje como mamá.
      Cuando trajeron a mi pequeño, me quedé como congelada, observándolo incrédula: ¡ahí estaba! ¡Al fin!



      Comentario


      • #4
        El alquiler de vientre o gestacion subrrogada es un acto de amor.
        Aunque sea pagado no es facil llevar en el vientre el hijo de otras parejas.
        A la hora de hablar del proceso de gestación subrogada, existen diversas nomenclaturas y esto puede llevar a confusión.
        Generalmente las parejas que desean iniciar este proceso son personas que han agotado todas las vías médicas para la consecución de una gestación sin resultado.
        Ya sea por problemas de salud o fertilidad, incapaces de conseguir el embarazo deseado.
        En conclusión, una madre de alquiler es una mujer que acepta, mediante un acuerdo.
        Quedarse embarazada con el objetivo de gestar y dar a luz a un niño que será criado por una pareja o persona soltera como hijo propio.
        Por tal motivo este procedimiento les da a estas parejas con problemas de poder tener un hijo es una gran ilusiòn.
        Un sueño que para muchos se hace realidad.
        En cuanto a la edad deberia ser despues de los 25 años hasta los 35 años y con hijos y estar bien documentadas sobre el tema.
        Nadie se puede imaginar el dolor que es para una mujer no poder concebir.
        Creo que es acto muy noble prestar el vientre a una mujer que no puede ser madre,.
        Ambas partes se benefician para mi no está mal, si de acuerdo con eso debe haber una madures de por medio.
        Yo he consultado en algunas clínicas aquí en Perú y la respuesta es que no está permitido hacerlo.
        Si alguien me puede aclarar el tema, como es que se hace aquí en Perú.
        Hace poco leí un artículo sobre madres subrogadas en Ucrania.
        Donde si está legalizado es mas hay muchos hospitales que lo practican y parejas de todo el mundo los visitan.
        Dios bendiga a todas las madres subrogadas que le han dado felicidad a otras parejas

        Comentario


        • #5
          "Su niño se concibe gracias a su deseo, trabajo y dedicación a convertirse en padres: el génesis verdadero del niño es su creación en sus mentes y corazones."
          "Es imprescindible explorar las motivaciones conscientes e inconscientes para evaluar si ser una madre subrogada sirve como un propósito funcional o disfuncional en las vidas de la participante y su familia."
          Nosotros creemos que no hay un regalo más grande en la vida que ser padres.
          Es imprescindible que todos nos sintamos cómodos trabajando juntos y que tengamos ganas de hacerlo.
          Siempre hemos disfrutado de relaciones agradables a largo plazo con nuestros pacientes.
          Crear un niño juntos es una experiencia inolvidable y la elección de trabajar juntos es la clave a una relación exitosa.
          Opinamos que las decisiones de participar en un programa de subrogación y de elegir la agencia correcta son muy importantes.
          Hay que informarse bien de la subrogación y tener un concepto claro de nuestro programa antes de apuntarse.
          La consulta ofrece la oportunidad de conocernos y evaluarnos. Hay que confiar en nosotros, especialmente considerando los costes del proceso y el hecho de que les ayudaremos a crear su familia.

          Comentario


          • #6
            Leer a tanta personas que se animan a vivir nuevamente una subrogación me llena de felicidad.
            Yo también inicie un programa y mis dudas y miedos están día a día en mi cabeza.
            Para mi sorpresa todos aquellos que me compadecían ante cada fallido intento de embarazo hoy me condenan por tomar esta decision.
            Me parece increible que las cosas puedan cambiar tanto en tan poco tiempo.
            Cuando era victima de no poder ser mama de el metodo tradicioanl, todos me acompañaban en mi pena.
            Pero haber optado por mi felicidad, mi libertad, mi oportunidad de crear una vida nueva me han condenado.
            Es increible de verdad que se puedan llegar a muchos términos con muchas personas.
            Me siento juzgada por la calle y no porque yo crea que lo que he echo esta mal.
            Me siento juzgada por personas elementales con mentes repugnantes, que no ven que algo sea posible asi.
            Esas mentes que se creen con el derecho de juzgar a la ciencia por avanzar poco a poco.
            Lo que sus mentes no pueden serguir porque se encuentran ancladas en el pasado.
            Estamos en el siglo XXI le pese a quien le pese y parece mentira que despues de todo lo que hemos pasado se pueda seguir pensando asi.
            Lo avances se ofrecen para todos los campos y no solo para la reproduccion asistida.
            Hoy no importa si logro mi anhelado sueño, para ellos he optado por lo que no es aceptado socialmente.
            De ahi aparecen mis miedos y mis inseguridades por este tema, porque es un cosa que me acompaña dia a dia.
            Soy libre de elegir mi camino y no me tiene porque perseguir como una pesadilla este sueño.
            El proceso avanza, y creo que el nacimiento de nuestro bebe sera el redentor a todas mis angustias y mis tristezas.
            Y ya no me importará las condenas nada me va a estropear mi momento.
            Que algo no respete la normalidad que ciertas personas patentan no quiere decir que sea malo.
            Simplemente que no esta aceptado por mentes inertes y mezquinas,

            Comentario

            Trabajando...
            X