Welcome!

Welcome to our community forums, full of great people, ideas and excitement. Please register if you would like to take part.

This is extra text with a test link..

Register Now

Anuncio

Colapsar
No hay anuncio todavía.

Maternidad subrogada y problemas éticos

Colapsar
X
  • Filtrar
  • Tiempo
  • Mostrar
Limpiar Todo
nuevos mensajes

  • Maternidad subrogada y problemas éticos


    Hola a todos me pueden platicar con que problemas puede chocarse un bebé gestacionado por un vientre de alquiler y sus padres con la sociedad.


  • #2
    No nos engañemos, hoy en día hay un gran tabú en lo que se refiere a las técnicas de reproducción asistida.
    Y más aún en gestión subrogada, y muchos padres reniegan de estas técnicas y evitan facilitar información de sus orígenes a sus propios hijos.
    Así como a su entorno personal, por miedo al rechazo y a las habladurías.
    Quienes somos padres por gestión subrogada aún tenemos que escuchar eso de: ¿Quién es la madre del bebé?
    Sólo podemos hacer una cosa, contestar rotundamente "la madre soy yo", o "mi bebé no tiene madre, sólo un padre o dos padres".
    Nos toca educar en las palabras al resto de la sociedad.
    ¿Cuánto tiempo tendrá que pasar hasta que las palabras se usen adecuadamente y se eliminen todos los tabúes?
    La maternidad no se subroga, ni se alquila, ni se sustituye.
    La maternidad corresponde por entero a la madre, que va a ser quien acoge al bebe tras un proceso de gestión subrogada.
    La "madre" según la legislación española es quien da a luz o pare al bebé.
    Viejo prejuicio de la época medieval, donde la mujer también era propiedad del noble.
    Más que nunca, la subrogación se está convirtiendo en una parte de la cultura de muchos países.
    Es una técnica más de reproducción asistida que puede ayudar a terceros.
    Y que todavía alberga algunos mitos que conviene abordad.
    Uno de ellos es cuándo puede y cuándo no una mujer ser gestante para otra familia.
    Otra gran denuncia social es que somos mercaderes de vientres.
    Como si fuéramos proxenetas o traficantes con miles de mujeres encadenadas en chozas selváticas.
    Mucha película estos conceptos, y no conozco un solo caso de subrogación obligada.
    Ni siquiera por dinero, porque nadie pondrá en riesgo su futuro hijo.
    En definitiva es una condena social, discriminación, que iremos superando a medida que los cerebros maduren

    Comentario


    • #3
      Una de las acusaciones que recibí es que era una traficante.
      Comerciaba con mujeres y bebes.
      Mi respuesta fue la siguiente:
      Nadie comercia con un bebé.
      El bebé es hijo de sus padres porque tiene el 100% de sus genes.
      Nadie compra ni vende niños.
      Estamos hablando de si puedo o no alquilar mi útero si me da la real gana, porque es mío y no hago daño a nadie.
      NO te “compras” ningún niño.
      El niño es de sus padres porque son suyos los óvulos y los espermatozoides.
      El vientre de alquiler ofrece un simple servicio de incubadora.
      Si puedo utilizar mis manos, mis pies, mi cabeza y mis espaldas para trabajar para otros y ganar dinero, ¿por qué no puedo utilizar mi útero?
      Huy perdón, que ya lo sé! ¡Porque es un órgano que sólo tenemos las mujeres!
      ¿no te parece ético que yo útilice mi cuerpo como me de la real gana si no le hago daño a nadie? Y tú quién eres?
      Por otro lado, si puedes traer una vida al mundo sin un espermatozoide, te felicito por ese milagro, pero si hay uno participando en la creación ya no puedes tener absoluta decisión.
      Simple lógica. No nos utilicemos para sexo, hay mucho más de responsabilidad por encima de ello.
      Yo alquilo mi vientre y donare el 50% a un orfanatario…Hay tantos niños que pudieran ser adoptados…pero no.
      Dais por sentado que adoptar es fácil. Y no es así.
      Aparte de que cada vez hay menos países con niños adoptables, los procesos duran mucho.
      Primero en España y luego en el país de origen del menor.
      Y pasan los años y te haces mayor y te dicen que ya no puedes optar a un niño pequeño o sano o cualquier otra cosa que se les ocurra y te desesperas…….

      Comentario


      • #4
        NO. Esa ha sido siempre la respuesta inicial a cualquier tipo de reivindicación sobre avances sociales o derechos humanos.
        Desde la explotación laboral infantil al derecho de pernada o la discriminación en función del color de la piel.
        Siempre, la primera respuesta ha sido la misma: NO.
        Y nuestra España parece que no supero el medievo.
        Y esa respuesta es la que están obteniendo nuestras familias por parte de la administración del estado cuando solicitan la prestación por maternidad y/o paternidad.
        Se aduce para ello el modo de nacimiento, que son niños nacidos por gestación subrogada, y que la titular del derecho a la prestación es la “madre”.
        O simplemente se les dice que no han tenido un hijo, como uno de los últimos casos en Madrid.
        Se supone que con la aquiescencia del Ministerio de Trabajo e Inmigración, y más directamente del Director General del INSS.
        Discriminar en función del tipo de nacimiento está prohibido por la Constitución Española.
        En cuanto a la titularidad del derecho a la situación protegida, la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo.
        Para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, en su art. 3 afirma que “El principio de igualdad de trato entre mujeres y hombres supone la ausencia de toda discriminación, directa o indirecta, por razón de sexo, y, especialmente, las derivadas de la maternidad, la asunción de obligaciones familiares y el estado civil”.

        Comentario


        • #5
          Cuando se define que hace falta un embarazo subrogado?
          Es obligación peregrinar por todos los tratamientos anteriores posibles?
          Debo someter mi cuerpo a los experimentos que indiquen médicos y clínicas?
          Debo mortificarme con mas y mas frustraciones?
          Debo peregrinar por la dictadura burocrática estatal de la adopción.
          Que me analiza más que un delincuente para ver si soy digno de amar un hijo?
          Y si logro la tan anhelada adopción, debo someterme a un año o tres, según la edad del niño al seguimiento de batallones de psicologos, visitadoras sociales, psicopedagogas, etc, etc.
          Como si fuese la novia de frankestein y pudiera devorarme al niño en mi custodia?
          Que humillante, no es una adopción lo que dicen las actas, sino niño en custodia... el delito? mio no poder engendrar, el no tener padres...
          Todo esto es el peaje para recuperar mi dignidad y afrontar un embarazo subrogado.
          Solución definitiva para mi imposibilidad de vivir mi propio embarazo.
          Que cruel e injusta es la sociedad, que solo condena y juzga...
          Nunca una mano de ternura, contención y aliento..

          Comentario


          • #6
            Una de las técnicas más controvertidas de reproducción asistida es la popularmente conocida como “madre de alquiler”, que sigue generando muchos dilemas éticos.
            Desde el nacimiento del primer “bebe probeta” a finales de los años 70, las técnicas de reproducción han logrado miles de nacimientos de niños sanos y han devuelto la esperanza y la alegría a muchos padres.
            En las últimas décadas el avance de estas técnicas ha sido espectacular, apareciendo nuevas maneras de experimentar la maternidad.
            La ética ha estado ligada íntimamente a la reproducción asistida y han ido apareciendo dilemas éticos sobre su uso.
            Para que la utilización de estos métodos estuviera regulada jurídicamente se creó en 1988 la primera ley específica sobre Técnicas de Reproducción Humana Asistida que se ha ido actualizando según ha ido avanzando.
            Su última actualización fue en el año 2006.
            El principal problema ético que se plantea es si el derecho a procrear y formar una familia debe llegar hasta el punto de promover ciertas técnicas de reproducción como la subrogación o gestación por sustitución.
            La subrogación gestacional o útero subrogado, tradicionalmente “madre de alquiler”, consiste en que una mujer queda embarazada y gesta un bebé de otra mujer que, por algún problema reproductivo o médico, no puede.
            Ese bebé puede venir del óvulo y el espermatozoide de los padres, conservando la herencia genética de los dos progenitores o bien venir del óvulo de la madre sustituta con los espermatozoides del padre biológico.
            La legislación debería tener una respuesta para cada supuesto que se plantee en lo referente al tema reproductivo.
            La legislación sobre subrogación debería contemplar como que el uso de esta técnica se relacione sólo con aquellas parejas que tengan una imposibilidad médica o fisiológica para gestar un bebé.
            Que existan centros regulados y autorizados para llevar a cabo esta técnica, la existencia de una garantía de que todas las partes han recibido asesoramiento médico y jurídico, consentimientos informados para todas las partes, etc.

            Comentario


            • #7
              Sarai, mujer de Abram, no le daba hijos; y ella tenía una sierva egipcia, que se llamaba Agar.
              Dijo entonces Sarai a Abram: Ya ves que Jehová me ha hecho estéril; te ruego, pues, que te llegues a mi sierva; quizá tendré hijos de ella. Y atendió Abram al ruego de Sarai.” Genesis 16: 1,2
              Podemos definir que la bioética analiza y estudia, de una manera interdisciplinaria, los problemas creados por los avances en la tecnología y su aplicación en la medicina así como en otras áreas.
              Los avances en el campo de la medicina específicamente, redefinen sus indicaciones y aplicaciones tradicionales lo que genera nuevos cuestionamientos.
              Un nuevo paradigma contempla nuevos interrogantes.
              La tecnología se desarrolla, la medicina avanza en sus objetivos, y la mirada social se transforma frente a estos escenarios donde el pensamiento bioético, como método dinámico, siempre participa en la búsqueda de respuestas.
              Las alternativas al alcance para lograr una descendencia biológica en pacientes estériles incluye la subrogación de vientre.
              El útero de alquiler, el útero subrogado o la maternidad subrogada son todos sinónimos de una práctica que, sin duda crecerá en nuestro país, independientemente de la falta o lo restrictivo de una normativa legal y exige una reflexión profunda sobre este nuevo escenario.
              La maternidad subrogada es la inseminación artificial de una mujer por una donación de uno o más embriones producto de una pareja donde la mujer no puede gestar el producto de la concepción.
              La falta de una normativa legal genera licencias, y las prácticas NO prohibidas podrían imponerse.
              Por otro lado, la incorporación de una norma restrictiva de una práctica ya establecida, en muchos casos, lejos de desactivarla, promueve su ejercicio activo dentro de la ilegalidad y de la clandestinidad.
              Nuestra sociedad, así como el resto del mundo, posee ejemplos diversos de estas dos situaciones;
              Como en la mayoría de los nuevos procedimientos, hay quienes están de acuerdo y quienes en cambio generan una severa condena.
              No puede además soslayarse que la adopción tanto doméstica como internacional es un camino sumamente difícil para formar una familia a punto tal que varias parejas se sienten humilladas y degradadas por los controles previos y posteriores y por la agónica espera.
              Esta práctica muestra a una mujer que desea un hijo y a otra que desea gestarlo.
              Cada una con su necesidad y con su objetivo.
              Mediáticamente suele llamarse a este u otros procedimientos como una “maternidad a cualquier precio”.
              Pero este título inquietante no hace más que favorecer los aspectos negativos y de condena que hace a la visión que puede tener una sociedad sobre estos métodos para el logro de tener un hijo.

              Comentario


              • #8
                Seguiremos escuchando que se “trafica con mujeres”.
                Pero qué pocos de los que dicen eso han hablado alguna vez con una mujer dispuesta a gestar un hijo para otra persona.
                Los nombres son importantes.
                Nos definen, nos marcan y conforman.
                Los nombres ensalzan o humillan. Los nombres educan.
                El nombre de las cosas puede cambiar una sociedad.
                Pelearé el nombre de Subrogación allá por donde vaya.
                Gestación subrogada. Ni siquiera maternidad subrogada.
                Porque lo que se subroga es la capacidad de gestar, no la maternidad, que es otra cosa.
                Ser madre es algo más que gestar, como es algo más que tener o no tener óvulos.
                Al igual que ser padre es algo diferente de lo que haga o deje de hacer un espermatozoide.
                Por respeto a nosotros mismo. Por respeto a nuestras gestantes.
                Pero, sobre todo, por respeto a nuestros hijos tenemos que pelear que el nombre, y toda la terminología, sean correctos.
                A nadie se le escapa que entre decirle a un hijo que ha nacido mediante una técnica de reproducción asistida, llamada subrogación o gestación subrogada, o mediante un vientre de alquiler hay todo un mundo de distancia.
                Con el primer nombre se le dice que se ha peleado por él, que es querido y deseado y buscado por sobre todos los problemas y trabas.
                Con el segundo nombre se le viene a decir que se ha mercadeado con él. La diferencia es abismal.
                En concepto y en hechos. Y en otras técnicas no ocurre esto. A nadie se le ocurre referirse a una donación de óvulos como “venta de huevos”.

                Comentario


                • #9
                  Solo me gustaría hacer una reflexión a todas las personas que leen esta revista especializada en el vientre de alquiler.
                  Y con todo el respeto del mundo hacerles ver que este acto no es éticamente aceptable por mucho que quieran entenderlo así.
                  Muchas de las personas que recurren a este método son parejas gays y claro.
                  Ellos nunca vana entender por lo que se pasa durante el embarazo.
                  Por mucho que una mujer diga que tiene claro que no es su hijo, el vínculo fisiológico, vital, humano, existe.
                  Eso no es discutible, está ahí, no es algo que elijamos sino algo físico, inherente al cuerpo del hombre.
                  Tengo dos hijas que me dan la vida y no me imagino la vida sin ellas pero no creo que valga todo por conseguir el sueño de tener hijos.
                  La ciencia llegará a crear útero artificiales y eso me parecerá bien.
                  Porque no utiliza a nadie ni rompe el vínculo entre dos seres humanos.
                  Pero hasta entonces, creo que las personas que no pueden tener hijos naturalmente deben evitar el vientre de alquiler.
                  Porque no es ético y supone el uso material del cuerpo humano.
                  Las personas somos únicas, tenemos sentimiento, no somos objetos, por tanto no usemos a la mujer.
                  Ni tampoco al hombre, como tal, pero sobretodo no convirtamos a los bebés, indefensos y vulnerables.
                  En meros tesoros o premios para satisfacer el deseo de unos padres obsesionados.
                  ¿Cómo distinguir entre deseo o ilusión y obsesión?
                  Esto es complicado y peligroso.

                  Comentario


                  • Zaira
                    Zaira comentó
                    Editar un comentario
                    Desconozco el motivo que te trae a este foro, pero sospecho que no eres una de las tantas personas como yo que necesitan la gestación subrogada y es la única manera de ser padres.
                    De lo contrario no pensarías así. Nunca digas de este agua no beberé porque muchas veces hasta que no te ves en la situación no sabes lo importante que puede llegar a ser conseguir tu sueño.
                    Y en ningún momento esto significa que pierdas la cabeza ni que se convierta en una obsesión: simplemente tu vida no es plena y siempre sentirás que te falta algo, que solo conseguirás la felicidad cuando tengas a tu bebé.
                    Eso no me convierte en un loco. Como dices, “tienes dos hijas que te dan la vida”… ¿no hubieras hecho pues lo imposible por tenerlas? Hay uso del cuerpo humano en otros ámbitos de la medicina y no crean este conflicto.

                • #10
                  Es muy dificil para mi decir si estoy o no de acuerdo con el alquiler de un utero ya que como todo este tiene sus ventajas y desventajas…
                  El hecho de recurrir a una madre de alquiler para que lleve en su vientre a su bebé hasta el momento de su nacimiento, ha demostrado ser una elección que ha dado muy buenos resultados para poder ayudar a las parejas infértiles a tener bebés.
                  No obstante, este procedimiento también ha resultado ser bastante controversial y -en algunos casos particulares- ha culminado en lamentaciones y arrepentimientos de varias de las parejas que habían elegido esta opción específica.
                  Por esta razon pienso que cada uno desde su punto de vista sabe si le conviene si va en contra de sus principios morales o si es algo totalmente absurdo.
                  No estoy de acuerdo con el alquiler de útero, aunque puede ser la oportunidad para las parejas que han deseado tener un hijo y no han podido por cual sea la causa.
                  Pero en vez de alquilar un vientre por que no pensamos en tantos niños que necesitan un hogar? ¿Por qué no ayudar a ellos??
                  Pueden ustedes imaginarse la educación que podrán dar los padres homosexuales a sus hijos??
                  Es absurdo, eso por un lado, ahora pensemos como van a sentirse ellos cuando crezcan en medio de una magnitud que los discriminen?
                  Con todo lo anterior entendemos que personas buscan este método puesto que con su pareja no pueden tener un bebe o por que una mujer soltera desea tenerlo.
                  Todo este tema es un conflicto porque debemos preguntarnos
                  ¿Que sucede con la mujer que durante 9 meses tienen a un bebe en su cuerpo para luego venderlo?
                  Es toda una temática conflictiva, muchas de estas mujeres sienten que es su hijo y luego de dar a luz no quieren venderlo, por lo cual pueden entrar en depresión porque deben entregar algo que les pertenece.
                  Por su lado la familia que paga por el servicio quiere a su bebe y no va a dejar que después de un acuerdo la persona en gestación no quiera entregarlo.
                  Por lo tanto, es un tema ético, y ha sido escenario de debates en la agenda internacional, algunos países lo han legalizado pero otros no, porque la ética de las personas se encuentra muy involucrada.
                  También puede traer consecuencias negativas a ambas partes, quien alquila su útero se somete a consecuencias medicas y psicológicas.
                  Y quienes pagan a esta corren muchos riesgos de que ella se arrepienta o inclusive pierda al bebe.
                  Es muy feo hablar del tema como un mero intercambio comercial, pero realmente así es, no estoy en desacuerdo con el mismo, ya que si por alguna razón algún día no pudiese tener hijos, y tuviese los recursos realmente acudiría a este método.
                  Ya que, si bien la adopción también se encuentra como una opción, tener un hijo con tus genes y características es lo ideal para cualquier persona

                  Comentario


                  • #11
                    El problema es el vacío legal que puede existir cuando una pareja recurre a un alquiler de vientre en un país dónde sí es legal (en EE.UU Canadá,Ucrania, Inglaterra o Grecia por ejemplo, se reconoce plenamente el derecho a la maternidad subrogada) y vuelva a España con el niño.
                    Para la protección de estos niños concebidos por maternidad subrogada, se necesita un marco legal, impedido por la contradicción que supondría con la ley que prohíbe la práctica del alquiler de vientre.
                    Por tanto se ha rechazado en varias ocasiones el inscribir en el Registro Civil español a estos niños gestados en un vientre de alquiler.
                    El vacío legal que rodea maternidad subrogada en América Central y Latina
                    La mayoría de los países sudamericanos (Argentina, Colombia, Venezuela…) y Mexico ni autorizan legalmente ni prohíben el alquiler de vientre.
                    Aunque muchas asociaciones de defensa de la maternidad subrogada pidan una regularización de las practicas vinculadas al alquiler de vientre.
                    Entre ellas la protección de los derechos de la madre subrogada.
                    El alquiler de vientre es un tema sensible, y aunque muchos famosos hayan tenido bebés a través de la maternidad subrogada.
                    Todavía no es una práctica abierta a todos. Y si, como Ricky Martin o Elton John, quiere formar una familia homoparental, conseguirlo a través de una coparentalidad
                    Maternidad subrogada y alquiler de vientre
                    Una madre subrogada es una mujer que acepta prestar su vientre para gestar al hijo de otra persona o pareja y renunciar a sus derechos como madre cuando nazca el bebé.
                    Cuando se monetiza esta gestación, se considera alquiler de vientre.
                    Dos configuraciones de maternidad subrogada
                    Una maternidad subrogada se puede conseguir de dos formas.
                    Primero por inseminación casera o artificial con el semen del padre "contratante".
                    En este caso el óvulo utilizado es el de la madre de alquiler, que se convierte entonces en la madre biológica del bebé aunque cede, en teoría, sus derechos como madre.
                    Es el tipo de maternidad subrogada a la que suelen optar parejas gays que quieren formar una familia homoparental.
                    También se puede lograr el embarazo de la madre de alquiler por inseminación de un embrión fertilizado proveniente de la pareja "contratante".
                    Esto implica obligatoriamente la medicalización en un país donde la maternidad subrogada esté autorizada. Los padres contratantes son ambos padres biológicos del bebé y la madre de alquiler receptora del material genético de la pareja.
                    Algunos países reconocen este tipo de maternidad subrogada por razones médicas entre familiares (dos hermanas por ejemplo) mientras prohíben el alquiler de vientre monetizado.
                    El alquiler de vientre, ¿hacia una aceptación más larga?
                    El alquiler de vientre sigue siendo una práctica muy controvertida, pero cada vez más tolerada y mediatizada.
                    Aun así, la disparidad de legislación sobre la maternidad subrogada de un país al otro es asombrosa y desconcertante para todas las parejas que consideran el alquiler de vientre como su única opción para ser padre y formar una familia, homoparental o no.

                    Comentario


                    • #12
                      Yo, personalmente, siempre he sentido un cruce de pensamientos enfrentados en torno al embarazo subrogado.
                      Pienso, por un lado, en ese bebé que nada más nacer necesitaría el calor, la leche y los brazos de la única persona que ha conocido desde su concepción.
                      Me angustia que esa primera necesidad del recién nacido no se cubra en los embarazos subrogados porque lógicamente.
                      La madre gestante entrega al bebé nada más nacer y no existe, por lo general, contacto con el recién nacido.
                      Por otro lado, también es cierto que pienso que para muchas parejas, bien hetereosexuales u homosexuales, es la única manera de poder tener hijos.
                      Y este punto es el que más fuerte me parece.
                      Sí, podemos pensar que también existe la opción de adoptar, pero es sabido que los plazos son extremadamente largos y el camino está plagado de procesos burocráticos muy largos.
                      Y hay gente que anhela y desea con todas sus fuerzas un hijo biológico y es totalmente lícito y comprensible.
                      En este proceso se realiza un contrato de subrogación por el que los futuros padres y la mujer gestante.
                      Que estipula los derechos y responsabilidades de todas las partes durante las diferentes fases del embarazo.
                      Incluido el compromiso de la mujer gestante para entregar de manera irrevocable al bebé a la pareja, que legalmente, serán los padres.
                      La gestación subrogada es un recurso para personas que desean formar una familia pero que, por algún motivo, no pueden gestar al bebé.
                      Las dificultades más comunes suelen ser la infertilidad o embarazos de riesgo.
                      Pero, además, también es una posibilidad para que personas solteras o parejas homosexuales cumplan su deseo de ser padres.
                      Dentro de estos dos cruces de sentimientos, lo que me inunda es un profundo sentimiento de respeto y empatía.
                      Pues yo misma como madre puedo acercarme a atisbar lo que puede significar para una pareja querer tener hijos y no poder.
                      En definitiva, me mantengo en una línea neutra en este tema en lo que a mi opinión personal se refiere.

                      Comentario


                      • #13
                        Lo peor que le puede pasar a un recién nacido es que le separen de su madre. (Nils Bergman, neonatólogo.)
                        Estas palabras de Nils Bergman me vienen a la mente cada vez que oigo hablar de “vientres de alquiler” y “maternidad subrogada“. Conceptos que en la mayoría de los casos (salvo contadísimas y altruistas excepciones) considero ejemplos de violencia obstétrica extrema basados en la explotación de los cuerpos de mujeres en situación de dificultad económica.
                        En la India por ejemplo los datos de la madre que gesta el bebé no quedan recogidos en ningún lugar.
                        En las páginas de maternidad subrogada además se publicitan los “genes caucasianos”.
                        Con frecuencia el parto se programa o se realiza la cesárea en la fecha de conveniencia para los futuros “padres”. Y sí, como psiquiatra infantil me sigo preguntando ¿qué huella quedará en estos bebés que ni siquiera podrán saber quien fue la mujer que les gestó?
                        Por mucho que se facilite el piel con piel con el padre nada más nacer, ¿como será crecer con esa ausencia de madre?, ¿y la falta de cuerpo a cuerpo con la madre?
                        ¿El derecho a ser madre o padre puede estar por encima del derecho a la propia identidad? Para mi está claro que no.
                        La maternidad es una sucesión de procesos que acontecen básicamente de forma simbiótica entre dos seres: la madre que concibe, gesta, alumbra y da de mamar, y la criatura que es gestada, parida y amamantada. Hay una continuidad fisiológica, emocional y psíquica en todo el desarrollo.
                        Por eso no es lo mismo la madre que el maternaje o los cuidados que otra persona pueda darle a la criatura.

                        Comentario


                        • Cary
                          Cary comentó
                          Editar un comentario
                          Esta práctica muestra a una mujer que desea un hijo y a otra que desea gestarlo. Cada una con su necesidad y con su objetivo. Mediáticamente suele llamarse a este u otros procedimientos como una “maternidad a cualquier precio”, pero este título inquietante no hace más que favorecer los aspectos negativos y de condena que hace a la visión que puede tener una sociedad sobre estos métodos para el logro de tener un hijo.

                          El útero de alquiler, el útero subrogado o la maternidad subrogada son todos sinónimos de una práctica que, sin duda crecerá en nuestro país, independientemente de la falta o lo restrictivo de una normativa legal y exige una reflexión profunda sobre este nuevo escenario.

                          La maternidad subrogada es la inseminación artificial de una mujer por una donación de uno o más embriones producto de una pareja donde la mujer no puede gestar el producto de la concepción. La pareja provee las gametas (el hombre provee los espermatozoides y la mujer el óvulo) y estas se fertilizan en el laboratorio, para luego implantar al embrión o los embriones en el útero de otra mujer (madre subrogada) quien lo lleva hasta el termino (lo gesta) y lo hace nacer (parto) para luego entregar a la pareja de donantes al niño y cediendo los derechos sobre el mismo.

                          La falta de una normativa legal genera licencias, y las prácticas NO prohibidas podrían imponerse. Por otro lado, la incorporación de una norma restrictiva de una práctica ya establecida, en muchos casos, lejos de desactivarla, promueve su ejercicio activo dentro de la ilegalidad y de la clandestinidad. Nuestra sociedad, así como el resto del mundo, posee ejemplos diversos de estas dos situaciones;

                          Estas parejas que no logran tener un hijo por sus propios medios “alquilan” el útero de otra mujer para lograr su objetivo genético y reproductivo.

                          Logran tener un hijo que posee su propia genética o parte de ella, y evitan recurrir a la adopción de un niño que no posee genética alguna y que ya ha nacido.

                          Históricamente vemos que en ciertas comunidades africanas una mujer infértil puede casarse con una mujer fértil, que concibe un hijo con el marido de la mujer infértil: este niño es considerado hijo de la mujer fértil. Para preservar el linaje, en algunas culturas, es usual la concepción de un niño por el hermano del marido infértil o por la hermana de la mujer infértil

                          Muchos son los interrogantes que se nos plantean sobre los motivos por los cuales alguien decide alquilar un cuerpo y otro ofrecerlo en locación.

                          Según Elizabeth Badinter la gestación por otros (gestation pour autrui) , debe ser defendida puesto que el amor maternal no es instinto sino construcción

                      • #14
                        Estoy cansada de leer una infinidad de comentarios donde el papel de la mujer se devalúa constantemente.
                        De acuerdo, desde 1880 en España se abolió la esclavitud y se dictamino que está prohibido la adquisición de la propiedad de la propia persona así como la de su cuerpo.
                        Hasta ahí estamos de acuerdo pero, ¿nos vamos a sorprender ahora que haya clínicas destinadas a la maternidad subrogada?
                        El gobierno permite la prostitución en la cual el 90% están obligadas por mafias que el propio Gobierno permite su acceso al país por puro interés, y prohíben la el proceso de uso legítimo de un vientre voluntario.
                        Está claro que las cosas fallan. Los tiempos evolucionan y las mentes antiguas siguen igual de arcaicas y vacías.
                        Si una pareja no puede tener hijos puede optar por la adopción. Pero y ¿si quiere tener hijos que tengan sus propios genes son unos malos padres?
                        Es que me parece ilógico que en pleno siglo XXI se sigan estableciendo patrones y cánones ridículos y que todo lo que pueda formar al ser humano como lo qué es, una ser libre de opinión, se dictamine como malo.
                        Si centrásemos nuestra mente en problemas que de verdad son importantes como la seguridad ciudadana y el fomento del trabajo, España sería un país normal.
                        Pero ya vemos que el Gobierno incita a eso. La no evolución de sus mentes. Luego hay fuga de cerebros. Me provoca una gran alegría que haya gente que quiera avanzar y no cerrarse en banda.

                        Comentario


                        • #15
                          Hola muchachos.
                          ¿Saben lo que es la felicidad? La mía tiene nombre propio: Amanda.
                          Buff… ¿Saben lo que es palpar la felicidad con las manos y que te la arrebate la vida?
                          Durante los dos últimos años he tenido tres abortos espontáneos, de verdad que ha sido una etapa horrorosa donde solo podía llorar.
                          Tras varios estudios médicos me dijeron que no era recomendable que me pudiera quedar nuevamente embarazada porque corría peligro mi salud.
                          Me costó mucho tomar la decisión final de no tener familia de manera tradicional porque era mi sueño, pero cuando las cosas no pueden salir no podemos hacer nada para solucionarlo.
                          Mi chico me animó muchísimo a enfrentarnos al proceso de la maternidad subrogada. Si el problema es que mi organismo no podía someterse a la gestación siempre podíamos buscar a una portadora externa que nos ayudara.
                          Así fue, acudimos a Biotexcom ya que era del que mejores referencias teníamos. Al principio Ucrania se nos hacía muy raro porque no entendíamos el idioma, pero gracias a los profesionales de la clínica se creó un clima muy agradable.
                          La atención se fijó al 100% por parte la clínica entre nosotros y la portadora. Nosotros decidimos no mantener contacto con ella ya que la clínica estableció que no era necesario pero siempre se daba como opción.
                          Sí, Amanda tiene 1 añito. Y éste es el más dulce de nuestra vida.

                          Comentario


                          • Cary
                            Cary comentó
                            Editar un comentario
                            Felicidades por la llegada de Amanda, es hermoso como hogar se ilumina de una felicidad especial cuando llega un bebe.
                            Sobre todo si se lo busco con insistencia y por años solo fueron fracasos, al punto que por la desesperación llegamos a esta ultima opción.
                            Y no digo ultima, como algo malo o prejuzgado, sino porque la mayoría de las mamás adoramos nuestras "panzas" y los momentos de intimidad con quien viene en camino, pero muchas no podemos vivir ese privilegio.
                            Y hacemos lo imposible por logar ser madres, hasta pedir prestado un vientre...
                            Por ello es factible pensar que una mujer pueda llevar al hijo de otra tan sólo por el deseo de ayudar y en una relación tan sólo fisiológica con el feto que se desarrolla en su útero.
                            Esto último también permitiría comprender porque una mujer que gesta un niño puede desprenderse del mismo una vez que ha nacido el mismo.
                            En el imaginario social existen dos visiones que nublan nuestra capacidad de reflexión. Por un lado surge la idea que existe alguna suerte de adulterio, del abandono del hijo y por otro, el temor de la mercantilización del cuerpo.
                            No escapan a esta lógica tampoco los miedos al arrepentimiento por parte de las madres portadoras, y sobre todo ante la falta de legislación, el miedo a que se genere detrás del lucro una nueva cadena de corrupción, las dificultades frente a la identidad de estos niños y, desde una perspectiva quizás feminista, la profundización del concepto de la maternidad a cualquier costo y precio.

                          • Gork
                            Gork comentó
                            Editar un comentario
                            Romper88 leo tu relato y se me ponen los pelos de punta la verdad...
                            Hay veces que la vida se empeña en ponernos muchas trabas que tenemos que sortear.
                            Creo que un aborto es horrible pero tres seguidos, entiendo que tu desesperación haya ido a más cada vez.
                            Piensa que has podido tener las sensaciones de lo que es gestar un bebe en tu propio vientre.
                            Eso creo que debe de ser el mejor recuerdo que debes de tener, porque eres muy valiente.
                            Eres una luchadora porque enfrentarse a eso tu sola, sabiendo que tu vida iba o estaba corriendo peligro es heróico.
                            Entiendo tu desesperación pero tengo que decirte que tomaste la mejor decisión posible, la maternidad subrogada es una opción más.
                            Buscar una portadora que forme a tu bebe es la mejor decisión, ya que ellas pasan unos estudios exhaustivos para someterse a ello.
                            Puede parecer una incongruencia pero las mayoria de las gestadoras se encuentran en un nivel económico medio-alto.
                            Todo el mundo nos acusa diciendo que somos malos porque compramos hijos, y eso no es cierto, jamás.
                            Luego no te dejes llevar por lo que diga la gente, porque lo único que quieren es hacer daño, y no se lo podemos permitir.
                            Biotexcom ha sido mi mejor casualidad en mucho tiempo.
                            Nosotros la conocimos mediante amigos y despues mediante las críticas que habíamos leido por internet.
                            Nos encontramos con testimonios muy esclarecedores la verdad, y eso nos ayudo a decidirnos.
                            En cuanto al tema del idioma nosotros no tuvimos problema porque nos entendíamos bien con el inglés, pero sino es cierto que nos ponían a nuestra disposición a un traductor.
                            Por otro lado tengo que darte la razón al 100% ya que la clínica ha sido un apoyo fundamental en todo el proceso.
                            Siempre se han mantenido atentos ante toda circunstacia que se pudiera dar en nuestro entorno.
                            Nos han mantenido plenamente informados sobre la gestación de nuestro hijo y sobre la salud de la portadora.
                            La fiabilidad de la clínica es del 100% y su amplia transparencia frente a todo lo relativo a las salidas del dinero.
                            Nos han dado lo más bonito que una familia puede pedir y eso es la salud de un bebe y su amor,

                          • Luciana
                            Luciana comentó
                            Editar un comentario
                            Mi hijo tiene ya 7 años y nació por gestación subrogada.
                            Yo perdí mi útero en un accidente de tráfico.
                            Casi pierdo la vida pero la verdad, cuando me enteré que no podría tener hijos me quedé desolada e incluso deseé que i vida se hubiera perdido en aquel accidente.
                            Afortunadamente recibí la ayuda de profesionales y el apoyo de familiares para superarlo y para coger las fuerzas que necesitaba para iniciar la gestación subrogada.
                            Ahora, mi querido hijo que ya es todo un hombrecito, me da la vida y me recuerda que en la vida todo es posible con lucha, valentía y mucha voluntad.
                            Mi hijo es feliz, sabe que sus padres le quieren y él nos quiere a nosotros.
                            Nunca se lo hemos escondido pero ahora que ya empieza a entender el proceso de subrogación, lo acepta y no es más ni menos feliz por haber nacido de este modo.
                            Muchas mujeres, feministas en su mayoría me gritan en al cara que “no somos vasijas”
                            Cada una de sus “verdades” me retumban en la cabeza, y no logro entender su postura tan violentamente negativa.
                        Trabajando...
                        X